ENVÍOS EN PAUSA POR VACACIONES. Todos los pedidos recibidos entre el 11 y el 22 de mayo, se enviarán el jueves 23 de mayo.

Lemmy Kilmister

Ian «Lemmy» Kilmister (Stoke-On-Trent, 1945 – Los Ángeles, 2015) fue historia viva del rock ’n’ roll desde sus inicios hasta nuestros días. Siendo adolescente, Lemmy huyó de su Gales natal para vivir en primera fila el estallido de la beatlemanía y tocar en conjuntos de merseybeat, soul y rhythm & blues. Fue roadie de Jimi Hendrix y miembro de grupos tan singulares como The Rocking Vicars, The Opal Butterfly y Sam Gopal, antes de saltar a la fama como bajista de Hawkwind, el célebre conjunto de rock cósmico y espacial, del que fue miembro entre 1971 y 1974 y junto al que interpretó himnos incontestables de la época como “Urban Guerrilla” o “Silver Machine”.
En 1975 fundó Motörhead, tan herederos de Chuck Berry como de MC5; decanos del heavy, primos bastardos del punk y precursores del speed metal. Aunque las formaciones de Motörhead sufrieron numerosos cambios en sus más de treinta años de historia, Lemmy siguió en activo y al frente del grupo, tanto en sus épocas de mayor éxito como en los momentos más amargos, hasta el mismo día de su fallecimiento, momento en el cual ya sumaban veintidós álbumes de estudio y una decena de directos oficiales. Sus abundantes colaboraciones con otros artistas de tan variado pelaje como Girlschool, Wendy O’Williams, The Damned, Nina Hagen, Shonen Knife, Ozzy Osbourne, los Ramones, Skew Siskin, Slash o Probot dan buena muestra de su pasión desmedida por la música.
Lemmy residía en Los Ángeles, en un pequeño piso abarrotado con toda su colección de parafernalia militar, a tiro de piedra del legendario Rainbow Bar, donde acostumbraba a pasar el tiempo jugando a las tragaperras. Falleció en su hogar el 28 de diciembre de 2015, afectado de un cáncer de próstata que le había sido diagnosticado apenas dos días antes. Su funeral se celebró en el Forest Lawn Memorial Park de Hollywood Hills el 9 de enero de 2016 y en él participaron numerosas estrellas de rock llegadas para rendirle homenaje. La ceremonia fue transmitida en directo a través de YouTube y tuvo más de 230.000 espectadores, lo que en cierto modo vino a corroborar lo que el propio Lemmy había anticipado en su autobiografía: «Por supuesto, cuando mueres te vuelves automáticamente un 58 % ciento más genial. Vendes más discos y te conviertes en un ser maravilloso. “Tío, qué lástima que jamás comprásemos ninguno de sus discos cuando estaba vivo, pero aun así…”. Estoy convencido de que ése es el destino que me espera a mí. “¿Qué me dices de Motörhead? Un grupo cojonudo. Si al menos hubiéramos ido a verles…”».

TÍTULOS PUBLICADOS

Kilmister, Lemmy