Es Pop Ediciones

El día que Rob Halford pasó por el confesionario

¿La autobiografía roquera más esperada de los últimos tiempos? ¡Probablemente! Rob Halford, el legendario cantante de Judas Priest, llega a Es Pop Ediciones con su particular Confesión, las chocantes, candorosas y trepidantes memorias de uno de los más populares y reconocibles iconos del heavy metal. Narradas con su característico sentido del humor, sardónico, inconfundiblemente británico y tan reconocible como su propia voz, Confieso abarca la historia de cinco extraordinarias décadas de carrera musical, tanto al frente de Judas Priest como en solitario, así como su infancia en el corazón obrero e industrial de Inglaterra, el descubrimiento de su sexualidad y el florecimiento de su activismo gay en un entorno a priori tan homófobo como el del rock duro de los años setenta y ochenta. También es la historia de sus múltiples y sorprendentes encuentros con todo un quién es quién de la cultura popular, desde Superman hasta la reina Isabel II, pasando por Andy Warhol, Madonna, Jack Nicholson o su gran héroe e inspiración: el inimitable Quentin Crisp.

Nacido en Birmingham en 1951, Halford forjó su personalidad y su estilo musical en el black country, una de las zonas más duras e industrializadas del Reino Unido. Confesión describe su increíble viaje desde una pequeña casa de protección oficial en el humilde barrio de Walsall hasta el megaestrellato roquero; un viaje marcado por el alcoholismo, la adicción, numerosas visitas al calabozo, disparatadas aventuras sexuales, polémicas judiciales y tragedias personales… En resumen, y en palabras del propio Rob, un relato por momentos «emocionante, divertido, perturbador y hasta terrorífico».

Rob Halford ha decidido que ha llegado el momento de confesar.
Porque la Confesión es buena para el alma.

Cartoné con sobrecubierta. 416 pp + 16 pp color. A la venta en junio.
Traducción de Iñigo García Urieta.

«Confesión es algo más que una simple recopilación de encuentros obscenos, hazañas de cocainómano y truculentas anécdotas roqueras. Es una llamada de advertencia que ofrece redención a través del coraje y el paso del tiempo. Por supuesto, contiene suficientes chascarrillos sobre el mundo del heavy metal como para satisfacer al fan mas aguerrido, pero lo más importante es que, además, supone una hermosa exploración de la condición humana y de la capacidad de un hombre para aprender a amar; a sí mismo y a los demás».
Forbes

«Rob Halford es uno de los pocos músicos de heavy metal que realmente tiene una historia que merece la pena ser escuchada. Fiel a su titulo, Confesión no esconde nada. La candidez de Halford le permite describir con humor incluso las situaciones más turbias. Puede que haya tardado en contar su historia, pero desde luego la espera ha merecido la pena».
New Noise

«Confesión es un libro repleto de anécdotas, desmadrado y a menudo hilarante. También es gloriosa e implacablemente lúbrico… hasta sus últimos capítulos, en los que deviene una conmovedora meditación sobre la familia, la amistad, el crecimiento personal y el progreso social. Un libro entretenido a la par que revelador».
Classic Rock

«Rob Halford ha escrito una de las memorias más reveladoras y sorprendentes del año. Confesión es un relato arrollador, una historia divertida, a menudo chocante y genuinamente emotiva».
The Telegraph

«Libre de los demonios de su pasado, Halford narra la crónica de su singular singladura roquera en esta absorbente autobiografía. Los fans del rock duro gozarán de lo lindo con este libro, pero también supone una aportación significativa a la no-ficción LGBTQIA+».
Library Journal

Los hermanos Vonnegut: ciencia y ficción en la casa de la magia


Pongámonos en situación: tras haber sobrevivido al bombardeo de Dresde escondido en una cámara refrigeradora del Matadero 5, Kurt Vonnegut regresa a Estados Unidos con el sueño de ser escritor, una ambición que en un principio sólo se atreve a compartir con su esposa, Jane. La pareja de recién casados se muda a Chicago, donde Kurt se las ve y se las desea para terminar sus estudios universitarios y escribir algo publicable al tiempo que trabaja por las noches en un periódico. Con un hijo en camino, el aspirante a novelista se ve obligado a abandonar la universidad en pos de un sueldo estable que le permita mantener a su familia. A finales de los años cuarenta, Kurt obtuvo empleo en el departamento de Relaciones Públicas de General Electric en Schenectady (Nueva York), donde su hermano mayor, Bernard, estaba despuntando como uno de los principales científicos de «la Casa de la Magia», sobrenombre con el que se conocía dentro de la empresa a su departamento de Investigación. Al contrario que la de Kurt, con sus numerosos arranques en falso, «la carrera de Bernard había estado bien enfilada desde el principio», escribe Ginger Strand en su extraordinario ensayo Los hermanos Vonnegut. Graduado en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Bernie trabajó para los militares durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente se incorporó al laboratorio de General Electric, convertido para entonces en «el cuerpo de investigación más longevo y reputado de Estados Unidos».

Mientras Kurt escribía en secreto por las noches y durante los fines de semana, en el tiempo que le dejaban libre los comunicados de prensa y las piezas promocionales a las que debía dedicar sus jornadas, Bernie desarrolló toda una serie de patentes destinadas a crear una tecnología que le permitiese controlar el clima, con objeto de reverdecer los desiertos y ayudar a los granjeros, construyendo generadores de yoduro de plata para saturar la atmósfera y enviando aviones para que rociaran bancos de nubes con cargas de hielo seco. Estos experimentos, agrupados bajo el nombre «Proyecto Cirro», no tardaron en despertar el interés del Ejército de los Estados Unidos, atraído por la posibilidad de controlar las nubes, la niebla y otros elementos meteorológicos con objeto de optimizar sus misiones de bombardeo. Quizás incluso podrían convertir el clima, tal como apuntó la publicación American Magazine, en «la nueva super-arma». Sin embargo, a medida que se iban sumando indicios de que el Proyecto Cirro podía estar causando cambios alarmantes en la atmósfera, Bernard comenzó a contemplar con recelo la posibilidad de que sus invenciones pudieran ser utilizadas con fines perjudiciales… y Kurt empezó a escribir otro tipo de historias; historias protagonizadas por científicos que debían afrontar peliagudas cuestiones morales y plantar cara a las consecuencias de sus fantásticas invenciones.

Ambientada frente al telón de fondo de la Guerra Fría, la amenaza atómica, la obsesión por controlar el clima y el amanecer de la era digital, Los hermanos Vonnegut indaga con profundidad y sentido del humor en ese punto en que la ciencia choca con la literatura. Fundiendo biografía con historia cultural, Ginger Strand se sirve de una amplia colección de manuscritos, cartas personales, archivos y numerosas entrevistas para narrar la fascinante historia de cómo dos hermanos brillantes se las apañaron de muy distintas maneras para afrontar un momento en el que las posibilidades de la ciencia parecían infinitas. Unidos por la ambición y la voluntad de plantar cara a los dilemas éticos de su época, la historia de Kurt y Bernie Vonnegut nos revela cómo el deseo por controlar el mundo natural acabaría inspirando y moldeando a uno de los novelistas más inventivos del siglo XX.

Es Pop Ediciones publicará Los hermanos Vonnegut, de Ginger Strand, en mayo de 2021. Traducción de Regina López Muñoz.

«Los hermanos Vonnegut es una joya. Strand no sólo ha desenterrado una historia compleja y poco conocida sobre ciencia y política que aborda cuestiones relevantes sobre la ética y el progreso, sino que encima la presenta con infecciosa y descarada exuberancia. Su prosa crepita sobre la página».
—John Wilwol, The San Francisco Chronicle

«Los elementos de la fascinante vida dual de los hermano Vonnegut –Bernard, el científico, y Kurt, el escritor– se entrelazan con tanta habilidad como las tramas en las mejores novelas del segundo. Nos encontramos ante una biografía superlativa, provocadora y diáfanamente narrada que nos proporciona una perspectiva única sobre los grandes dilemas con los que Bernard tuvo que lidiar en privado y que Kurt abordó en su obra literaria».
—Mark Levine, Booklist

«Aunque a muchos lectores les sonará la historia de un escritor receloso ante la ciencia en la Norteamérica de la postguerra y su desconfianza hacia el complejo militar industrial, pocos conocerán la fascinante historia de los hermano Vonnegut. Y pocas obras de no ficción sobre novelistas hacen gala de una perspectiva tan lúcida sobre las conexiones materiales entre ciencia, ficción y la guerra».
―Jonathon Sturgeon, Flavorwire

«Strand cuenta dos historias fantásticas, el auge y caída de la ciencia de la manipulación climatológica y el desarrollo de Kurt Vonnegut como novelista. Este absorbente ensayo plantea numerosas cuestiones todavía relevantes sobre el uso de la tecnología frente a la naturaleza».
Publishers Weekly

En febrero: Chinatown y el ocaso del viejo Hollywood

Chinatown es uno de los filmes más memorables de la que quizá sea la década más memorable del cine norteamericano. Incluido de manera habitual en las listas de las mejores películas de la historia, su exquisita mezcla de clasicismo y modernidad, nostalgia y desencanto, belleza y sordidez, le han garantizado un lugar especial en el corazón de numerosos cinéfilos de todo el mundo, pero hasta ahora nadie había contado al detalle la increíble historia real que rodeó tanto la preparación como el rodaje de este auténtico hito de Hollywood. Con El gran adiós, Sam Wasson ha hecho precisamente eso y mucho más. Tomando la realización de Chinatown como punto de partida, el autor va más allá del simple «cómo se hizo» para explorar y contextualizar el filme como un punto de inflexión en la cultura general, retratando de paso el glorioso periodo que lo alumbró.

En manos de Sam Wasson, la historia de Chinatown se convierte en la historia determinante de cuatro de los personajes más pintorescos y relevantes en el Hollywood de los años sesenta y setenta. Aquí tenemos a Jack Nicholson, una de las grandes estrellas que ha dado el medio en el momento más creativo de su carrera, recién salido de El último deber y a punto de embarcarse en su gran y malograda relación amorosa con Anjelica Huston. Aquí tenemos a Roman Polanski, presa y depredador, atormentado por el salvaje asesinato de su esposa, regresando por primera vez a Los Ángeles, la escena del crimen, donde pronto plantará las semillas de su propia destrucción. Aquí tenemos el febril mundo de negociaciones y especulación de Robert «The Kid» Evans, consumado productor al frente de Paramount durante una de las épocas de mayor gloria del estudio, bajo cuya tutela surgirían películas tan extraordinarias como El Padrino, Harold y Maude, Luna de papel, El confidente, Amenaza en la sombra, Serpico, La conversación, El último testigo o Nashville. Y aquí tenemos también a Robert Towne, uno de los escritores más respetados en Hollywood y ganador del Oscar precisamente por el guión de Chinatown, ampliamente considerado el mejor guión original jamás escrito.

Wasson, entre cuyos libros destacan la biografía Fosse y Quinta Avenida, 5 A.M. (una crónica sobre el rodaje de Desayuno con diamantes), pela las capas del mito para contar por primera vez la verdadera historia de la creación de este clásico del cine con todas sus luces y sombras, entretejiendo los retratos de estos cuatro individuos sumamente imperfectos y el modo en que llegaron a coincidir una sola vez para crear una obra de arte casi perfecta, frente al telón de fondo de la desaparición del cine clásico y su sustitución por el Hollywood de las grandes corporaciones que conocemos en la actualidad.

El gran adiós será llevado a la gran pantalla en una película dirigida por Ben Affleck. A la venta el 17 de febrero. Descárgate un adelanto aquí.

«La fascinante e irresistible descripción que hace Sam Wasson del talento y las ideas que dieron forma a Chinatown es más que una mera biografía de un hito del cine. Su intensiva labor documental le ha permitido crear un tapiz tan rico en detalles que los personajes cobran vida sobre la página».
—Peter Biskind, autor de Moteros tranquilos, toros salvajes

«Sam Wasson ha escrito un libro inteligente, humano y completamente absorbente sobre todo un referente del cine estadounidense. Con su rica descripción del Hollywood de los setenta, El gran adiós queda sustentado por un fantástico nivel de detalle periodístico al tiempo que se mueve con la urgencia de una novela».
—Julie Salamon, autora de The Devil’s Candy

«Detallada y adictiva crónica de una de las mejores películas jamás salidas de Hollywood. Chinatown es un filme melancólico y salvaje que mejora con cada nuevo visionado, sobre todo cuando uno cuenta con la profunda perspicacia y los fascinantes detalles aportados por Wasson en este libro».
—Rob Latham, Los Angeles Review of Books

«Un libro de cine excepcional que va mucho más allá de la historia de la producción de Chinatown. Wasson escribe sobre Los Ángeles con el mismo amor y la misma diligencia que Towne aportó al guión. El gran adiós es un trabajo digno de Chinatown; no concibo mayor elogio».
Sight and Sound

«Un trabajo de una precisión exquisita. Wasson es uno de los grandes cronistas del pasado de Hollywood y esta vez se ha superado a sí mismo».
—Janet Maslin, The New York Times

«El gran adiós es una digna y elegante elegía a toda una época.  Será difícil encontrar un libro mejor sobre cine publicado este año».
—Christopher John Stephens, PopMatters.com

«Si te encanta Chinatown, te encantará El gran adiós. Una gran lectura para cualquier enamorado del cine norteamericano».
Kirkus Reviews

Participa en el concurso de Satán y brinda con «Dimoni»

Para celebrar que el lanzamiento de Satán es real: la balada de los Louvin Brothers ha coincidido con que este mes de diciembre se cumplen doce años desde que esta editorial inició su andadura, os queremos hacer un regalito navideño, un modesto pero sabroso lote compuesto por:

• Una botella de vermut rojo «Dimoni», (con etiqueta ilustrada por Ata Lassalle).
• Una bolsa de «galletó» de Mallorca, cortesía de Gori de Muro.
• Una camiseta de Es Pop Ediciones.

¿Cómo participar? Es muy sencillo. Paso 1: Síguenos en Instagram y/o Twitter (si ya nos sigues en cualquiera de las dos redes, puedes saltar directamente al siguiente. Paso 2: Sube a Instagram o Twitter una foto de cualquier libro (o libros) de Es Pop Ediciones, en cualquier entorno o situación, con gente o sin gente, con tu gato o tu periquito, con comentarios o sin ellos; lo único verdaderamente imprescindible es que acompañes la foto con el hashtag #elconcursodesatan (imprescindible para contabilizar las participaciones).

• Bola extra para fans de los Hermanos Louvin. Si uno de los libros que aparece en la foto es Satán es real, añadiremos al lote como regalo adicional una copia del disco en vinilo (la reedición de Doxy Records).

El sorteo se realizará el día 6 de enero a las 6 de la tarde. El resultado se publicará como añadido a esta misma noticia y el ganador recibirá una comunicación por privado. Concurso limitado al territorio español. ¡Suerte y gracias a tod@s l@s participantes!

Actualización 6/1/2021. El ganador del sorteo ha sido Ángel Plaza. Sólo nos queda agradecer de corazón a todos los participantes que habéis compartido con nosotros vuestras fotos el entusiasmo, el cariño y la imaginación que le habéis echado. Nos ha encantado poder echar un vistazo a vuestras colecciones. ¡Feliz año!

La verdadera historia de los Caín y Abel del country


Si creías que los punkis eran unos destrozones, los metaleros unos desfasados y los góticos unos intensos, prepárate para descubrir una de las grandes historias de la música norteamericana: la hermosa y trágica saga de los Louvin Brothers, quizás el mejor y más influyente dúo de góspel y country que haya existido jamás… y sin duda el más turbulento. Nacidos en los años veinte en Alabama, en la zona sur de los Apalaches, los hermanos Louvin no podían ser más distintos entre sí. Charlie Louvin era un joven respetuoso, devoto y temeroso de Dios, pero su hermano Ira, que en otro tiempo había ido para predicador, vivía atormentado por todo tipo de diablos; veleidoso, mujeriego y alcohólico, se labró una merecida reputación de «hombre salvaje» debido a su costumbre de destrozar sus mandolinas sobre el escenario, acabar a golpes con miembros del público tan borrachos como él e insultar a Elvis Presley; también fueron notorias sus peloteras con su tercera esposa, a la que intentó estrangular con un cable de teléfono hasta que ésta se lo quitó de encima a tiro limpio. Aún tendría tiempo de casarse una cuarta vez.

Aunque en nuestro país no sean tan conocidos, los hermanos Louvin son toda una institución en Estados Unidos. Venerados por gigantes como Johnny Cash, Gram Parsons, Kris Kristofferson y Nick Cave, se les considera unos verdaderos maestros de la armonía, cuya reconocida influencia puede percibirse claramente en artistas tan variados como los Everly Brothers, The Byrds, Emmylou Harris, Mark Lanegan, She & Him o incluso Beck (que llegó a tener un grupo dedicado en exclusiva a interpretar versiones de los Louvin y la Familia Carter). Entre 1947 y 1962, grabaron una docena de álbumes, colaron trece sencillos en las listas de éxitos y cumplieron su sueño de convertirse en miembros fijos del venerable Grand Ole Opry. Pero, tal como demuestra su fugaz carrera, los sacrificios que a veces debe realizar uno para llegar a cumplir su sueño pueden acabar haciendo que se pregunte si de verdad merecía la pena. La historia de los Louvin, que comenzó en triunfo tan pronto como la música les permitió huir de la granja algodonera de su severo padre, terminó quince años más tarde en tragedia.

La autobiografía de Charlie Louvin, coescrita junto al novelista Benjamin Whitmer, plasma con crudo detalle su infancia en una pequeña granja familiar durante los años de la Gran Depresión, cuando la música y la religión eran la única huida a una existencia ruda y embrutecedora, marcada por la escasez y las cosechas del algodón. Charlie e Ira encontraron una salida en las tremebundas baladas tradicionales que les legó su madre y en las canciones espirituales que aprendieron en la iglesia, pero el explosivo y a la vez restrictivo ambiente de la música country en los años cincuenta y sesenta que les abrió las puertas de la fama también acabó por ser su perdición. Satán es real es la épica historia de dos hermanos unidos por el amor, el odio, la religión, el alcohol, la sangre y la música.

¡Empieza a leer! Pincha aquí para descargarte las primeras páginas de Satán es real: la balada de los Louvin Brothers. Traducción de Javier Lucini. Prólogo de Kris Kristofferson. 304 páginas. 60 fotos. A la venta en noviembre.

«Ácido, socarrón y brutalmente sincero de un modo que sin duda ofenderá a los puristas de la música country. Repleto de peleas a puñetazos, anécdotas peripatéticas y encuentros cercanos con compañeros de la carretera, como Elvis Presley, Hank Williams, Roy Acuff, Johnny Cash y muchos otros».
—Alex Abramovich, The New York Times

«La historia de toda una generación del country ya desaparecida. Si recolectar algodón a mano era un trabajo duro y desagradable, los hermanos Louvin descubrieron que ganarse la vida con la música tampoco le iba a la zaga. Charlie hizo ambas cosas y vivió para contar la historia. Ni su vida ni las descripciones que de la misma hace en sus memorias son aptas para lectores impresionables».
—Les Kerr, Paste Magazine

«Los discos que Ira y Charlie Louvin grabaron en los años 50 y primeros 60 se cuentan entre los más reverenciados e influyentes de la historia del country. Pero la extraordinaria armonía que les caracterizaba sobre el escenario no tuvo eco en sus vidas fuera de él, un hecho que queda meridianamente claro desde el primer capítulo de Satán es real, unas memorias nada dadas a la nostalgia ni al recuerdo reverente».
—Randy Lewis, Los Angeles Times

«Peter Kreeft defendió una vez la existencia de Dios de la siguiente manera: “Tenemos la música de Johann Sebastian Bach, por lo tanto debe existir Dios”. Si te interesa la música tradicional y el género americana, uno podría hacer la misma afirmación sustituyendo la premisa de la argumentación por “Tenemos las canciones de los Louvin Brothers”».
—David Werther, Journey with Jesus

«La mezcla de luz y oscuridad que caracterizó su música fue un reflejo de sus vidas».
—The New Yorker