Es Pop Ediciones

Un año en la vida de una estrella de rock rota


«Durante la época más oscura y perdida de mi vida escribí un diario. En casa, mientras me desquiciaba, o estando de gira, anotaba mis ocurrencias en libretas maltratadas o en pedazos de papel. A veces escribía sobrio y cuerdo. Otras, eran  las reflexiones de un loco. Creo que, en mi mente comatosa de drogadicto, pensaba que mi diario era el único que me entendía. Quizá mi único amigo, alguien en quien confiar».
—Nikki Sixx

Cuando Mötley Crüe alcanzó el punto álgido de su fama, no había droga que Nikki Sixx no estuviera dispuesto a consumir. Se pasaba días enteros —a veces a solas; a veces, en compañía de otros drogadictos, amigos y amantes— envuelto en una bruma inducida por el consumo de cocaína y heroína. El subidón era innegable, y las entradas en el diario de Nikki reflejan su euforia, pero los bajones eran cada vez más terribles y a menudo terminaban con nuestro protagonista encerrado en un armario, rodeado de jeringuillas e inmerso en delirios paranoicos. En una de las memorias más singulares jamás publicadas sobre la drogadicción, Nikki comparte aquellas entradas de su diario correspondientes al año en que su drogodependencia se descontroló por completo hasta llevarle al borde mismo de la muerte. Algunas de ellas son poéticas, otras delirantes y absurdas, pero todas reflejan el momento en que fueron escritas. Para proporcionar un contexto adecuado, las entradas vienen comentadas con la perspectiva que da el tiempo por el propio Nikki, acompañado de toda una serie de amigos, colegas, exparejas y familiares que sufrieron en carne propia las consecuencias de lo narrado. Tommy Lee, Vince Neil, Mick Mars, Slash, Rick Nielsen, Bob Rock o Ross Halfin son sólo algunos entre la más de dos docenas de nombres que intervienen en el libro para poner un poco de orden en la locura.

Los diarios de la heroína fue publicado originalmente en el año 2007 por Pocket Books. Diez años más tarde, fue relanzado por Gallery Books con un añadido de ochenta páginas de material inédito; es esta nueva «Edición Décimo Aniversario» la que ha servido de base para la que va a publicar Es Pop Ediciones. Su elaboración, en cualquier caso, ha resultado ser uno de los trabajos más complicados a los que hemos debido hacer frente desde que iniciamos nuestra andadura, ya que, de algún modo, en el paso de una editorial a otra, los archivos digitales de la edición de 2007 acabaron extraviándose. Esta pérdida no supuso ningún problema para su reedición en Estados Unidos, donde se reutilizaron directamente las planchas de imprenta originales; realizar una versión en otro idioma, sin embargo, exigía tomar una decisión: publicar el texto tal cual, sin los añadidos gráficos (que son numerosos) o volver a recrear desde cero sus más de cuatrocientas páginas, recuperando todas las fotos, dibujos, notas manuscritas, etcétera. Desde nuestro punto de vista, una solución de compromiso habría resultado insuficiente y decepcionante para cualquiera que haya visto el original estadounidense, por lo que decidimos optar por la segunda solución, a pesar de sus dificultades. El proceso ha sido largo, tortuoso y complicado, de ahí que la publicación del libro haya ido acumulando un exasperante retraso tras otro desde que anunciamos por primera vez nuestra intención de editarlo. Sabemos, porque así nos lo habéis hecho notar, que éste era uno de los libros más esperados por nuestros compradores habituales, de modo que queremos aprovechar la ocasión para pediros disculpas por la demora. Si nada se tuerce, Los diarios de la heroína se publicará finalmente en junio de este año. Mientras tanto, podéis ir endulzando la espera con este adelanto de las primeras páginas; sólo esperamos que haya merecido la pena.

¡Empieza a leer! Pincha aquí para descargarte el primer capítulo de Los diarios de la heroína: un año en la vida de una estrella de rock rota (6 MB).

«Con Los diarios de la heroína, Nikki dio por completo en el clavo, sumergiendo al lector en un viaje hacia la locura mediante su particular estilo de escritura confesional, por momentos casi claustrofóbica. Una magnífica crónica de la pesadilla de la adicción en un contexto de rock ‘n’ roll».
—Slash

«Una ópera rock moderna basada en su temporada en el infierno».
The New York Post

«Presenta un nuevo modelo para las autobiografías roqueras».
The New York Times